sábado, 17 de enero de 2009

SOLUCIONES PARA DISMINUIR EL RUIDO URBANO


1) Limitar la velocidad media del tráfico, distribuirlo por otras vías ofreciendo itinerarios de coste similar, de forma que se reduzca la intensidad de tráfico en determinados tramos.
2) Llevar a cabo un buen mantenimiento del vehículo, haciendo hincapié en el silenciador; utilizar el claxon en casos de estricta necesidad; detener el motor en paradas o atascos; hacer uso de transportes públicos...
3) Control del ruido mediante métodos pasivos como pantallas acústicas, soportes vibratorios, silenciadores reactivos y materiales porosos.
4) Aprovechar montículos y obstáculos naturales para encauzar la carretera de forma que se creen barreras acústicas entre el terreno adyacente y la carretera. Situar el trazado en trinchera resulta siempre beneficioso desde el punto de vista acústico.
5) Finalmente, facilitar la fluidez del tráfico, significa reducir aceleraciones, siempre más ruidosas que el movimiento a velocidad constante.